7 mar. 2012

Conoce a tus Ángeles

Los ángeles existen mucho antes de que la humanidad creciera en la tierra. No están ligados a ninguna religión, simplemente muchas religiones los han visto y reconocido como criaturas de luz y amor, y los han llamado con distintos nombres.

Angel, significa mensajero. Los ángeles son mensajeros de Dios. Criaturas creadas por Dios para ayudar a mantener y apoyar el funcionamiento y desempeño de todo lo que existe, incluidos nosotros los hijos e hijas de Dios. Nuestra alma está hecha de la misma esencia de Dios. Por esta razón, ante los ojos de los ángeles somos seres maravillosos, hermosos y perfectos, así que no hay mayor honor para los ángeles que ayudarnos y servirnos.

Todo el tiempo están tratando de llamar nuestra atención para que los escuchemos y nos dejemos ayudar pues constantemente nos aconsejan para que tomemos las decisiones que nos llevarán a una vida más feliz, tranquila y próspera.
Recibir y comprender los mensajes de los ángeles es mucho más fácil cuando no nos esforzamos demasiado, cuando sonreímos, disfrutamos y estamos relajados.
Los ángeles deben respetar el libre albedrío, así que no pueden interferir con nuestras propias decisiones; somos nosotros los que decidimos donde queremos que vaya nuestra propia vida. Somos nosotros los que decidimos si queremos vivir luchando o fluyendo, aceptando o sufriendo, viendo la vida positiva o negativamente. Sin embargo ellos nos pueden ayudar de formas mágicas. Pueden hacer milagros grandes y pequeños por nosotros, nos pueden ayudar a vivir más tranquilos y felices, pero debemos PEDIRLES. Está bien pedirle a los ángeles, ellos están ahí para eso, para ayudarnos a ser más felices, saludables y prósperos. Para los ángeles no hay favores más importantes que otros; les podemos pedir que nos consiga un taxi para no mojarnos o llevarnos en el proceso de curar una enfermedad. Mientras el pedido no haga daño a nadie, y no interfiera con los deseos profundos de tu alma, los ángeles son siempre y sin excepción, diligentes con nuestras necesidades.

Tipos de ángeles

Cada persona tiene su ángel guardián: el que cuida su alma en este mundo. Nos acompaña incondicionalmente, 24 horas, en todas las situaciones, hasta después de la muerte. Incluso la gente más irrespetuosa y dañina tiene su ángel guardián amándolo y suplicándole que haga el bien.
También podemos tener otro tipo de ángeles acompañándonos según la lección y misión que tengamos aquí en la tierra. Hay ángeles para todo lo que existe: ángeles de las direcciones cardinales, del agua, de la tierra, del amor, del romance, de la ciencia, de las artes, de sanación, de la música, de las virtudes, del juego, de la danza…. En fin, detrás de todo lo que existe hay unas criaturas celestiales de luz ayudando que aquello funcione y florezca.

Hay muchas jerarquías de ángeles, aunque todos son igual de importantes, simplemente tienen funciones particulares.

Los Arcángeles tienen una función muy cercana a la humanidad y son omnipresentes, pueden apoyar a muchas personas de una forma personal al mismo tiempo.  
A continuación hay una lista de algunos de los Arcángeles conocidos en estos tiempos y como nos pueden ayudar:
o   Miguel: el que es como Dios. Vencer el miedo y toda su energía afín, tener coraje. Protección.
o   Rafael: Dios Sana. Sanar, ayudar a los médicos y sanadores. Amor para el corazón.
o   Uriel: Luz de Dios. Resolver problemas, Clima, Aclarar. Iluminar, organizar ideas. Para tener claridad.
o   Gabriel: Dios es mi fuerza. Comunicación, concepción de hijos, arte,  relaciones.
o   Ragüel: Amigo de Dios. Ángel de la Justicia. Relaciones y armonía familiar.
o   Raziel: Secreto de Dios. Sabiduría Divina, Magia Divina, Clarividencia.
o   Sandalfon: Mensajero de plegarias. Ángel de la música.
o   Azrael: Ángel de la muerte. Ayuda con el duelo, acompaña las almas en transición hacia el “cielo”.
o   Zadakiel: El justo de Dios. Ayuda a perdonar, a tener compasión y a recordar la misión Divina.
o   Metatron: Guardián del libro de la vida. Ayuda a los niños especiales. Para mejorar la memoria.
o   Jeremiel: Misericordia de Dios. Para cultivar la compasión Divina y quererse mucho a si mismo.
o   Jofiel: Angel de la Belleza. Purificar y embellecer los pensamientos y sentimientos.
o   Ariel: León de Dios. Supervisa los ángeles de la naturaleza. Ayuda con seguridad material. Ayuda a hacer fluir el dinero y las cosas materiales.

La naturaleza también tiene sus propios ángeles guardianes. Como su función está tan ligada a la tierra tienen una mayor densidad y por lo tanto tienen ego. Esto quiere decir que estos angelitos tienen sentimientos; pueden ponerse bravos, o tristes. En general estos ángeles son alegres y juguetones y nos pueden ayudar a darle picante y disfrute a la vida si se los pedimos. Comúnmente se les conoce como hadas, gnomos, duendes, etc.  Son amigos de aquellas personas que aman y respetan los animales y la naturaleza. Nos ayudan a hacer florecer los jardines y plantas. Podemos llamarlos para que nos ayuden a manifestar cosas de orden material puesto que son grandes magos, ya que en su dimensión todo se manifiesta con un abrir y cerrar de ojos.

Antes de nacer, se nos asigna un equipo de ayudantes y mentores de luz para guiarnos y orientarnos durante toda nuestra vida según lo que vinimos a aprender y lo que vinimos a aportar. Según esta lección y misión puede haber dentro de nuestro “equipo”, ángeles, Arcángeles, Maestros ascendidos, guías espirituales, y otro tipo de seres celestiales.  

Comunicación y Terapia con ángeles
Los ángeles son unos maravillosos terapeutas, y siempre saben cuál es el siguiente paso para nuestra y misión. Pueden ayudarnos a sanar espiritual, física, mental y emocionalmente. Nos apoyan y aceleran el aprendizaje de lo que vinimos a aprender en la tierra.  La evolución de la humanidad y los ángeles nos llevará a un contacto directo y una comunicación clara con estos seres de luz. Por ahora, podemos aprender a cultivar los canales de comunicación natos y/o acudir a un “interprete” que realiza terapia con ángeles.

Los canales de comunicación con Dios y los Seres Celestiales:
-          Clari - videncia: a través de sueños, visiones e imágenes internas y externas.
-          Clari - audición: a través de sonidos, voces, música o zumbido interno o externo.
-          Clari - sentimiento: a través de sentir la energía, sensaciones, emociones, manifestaciones corporales.
-          Clari - pensamiento: a través de ideas recurrentes que producen sensación de bienestar. Saber algo sin saber porque.
-          Señales: A los ángeles les encanta mandarnos señales para que comprendamos sus mensajes. Pueden llegar a través de objetos (plumas, monedas etc), arcoíris u otros fenómenos naturales, de imágenes o conversaciones en la televisión, libros que te regalan etc.  Cuando le pidas una señal al universo o a los ángeles nunca pongas las condiciones sobre cómo quieres que te envíen el mensaje. El universo tiene una creatividad infinita para hacerte llegar el mensaje. Sin embargo si puedes poner la condición acerca de cuando quieres tener esa claridad.

Si no entiendes bien el mensaje tal vez estás haciendo demasiado esfuerzo, tal vez estás pensando demasiado. Suelta las expectativas y RESPIRA, SONRÍE Y DISFRUTA. Si recibes la señal pero quieres que te la confirmen, puedes pedirles una confirmación o que te hablen de una forma más clara.
Y como les devolvemos a estos maravillosos seres tanto servicio y tantos regalos?
El mejor regalo para un ángel es un sentimiento sincero de GRATITUD! Ante sus ojos, nosotros nos merecemos lo mejor de la vida, pues somos hijos e hijas de DIOS. Ante sus ojos, el sentimiento de gratitud es un mensaje de alta vibración que los nutre y los regocija.

Un abrazo de luz!
Catalina